La Fed se mantiene firme y refuerza su compromiso de no subir tipos hasta al menos finales de 2023

doctor weight loss


Nueva York

La última reunión del Comité Federal de Mercados Abiertos de la Reserva Federal (FOMC, por sus siglas en inglés) antes de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre, confirmó el compromiso del banco central de mantener las tasas de interés entre 0% y 0.25% al ​​menos hasta a finales de 2023 e incluso ya en 2024. También recortó casi a la mitad la previsión de contracción para este año del PIB de Estados Unidos, que caerá un 3,7% en lugar del 6,5% esperado en junio.

Sin embargo, la última delegación dijo que existe cierta disonancia entre los diez altos funcionarios con derecho a voto en el Comité encargado de dictar la política monetaria en Estados Unidos. El comunicado final reflejó los nuevos cambios en la hoja de ruta de la institución, donde su objetivo ahora es que los aumentos de precios estén “moderadamente” por encima de ese nivel durante “un tiempo determinado” para que la inflación registre un promedio de dos%.

Esta situación refleja los cambios abordados en la “Declaración de Objetivos de Largo Plazo y Estrategia de Política Monetaria” publicada el 27 de agosto, donde la Fed aprobó por unanimidad la transformación de su meta de inflación, dando lugar a una era más larga de dinero barato. .

La adopción de la meta de inflación promedio, en lugar de la meta fija tradicional del 2%, enfatiza que la institución se comprometerá a mantener las tasas de interés en los niveles actuales hasta que la economía estadounidense esté lo suficientemente sana como para soportar aumentos en el precio del dinero.

Para lograr este objetivo, la Fed se ha comprometido a no subir las tasas de interés hasta que las condiciones del mercado laboral hayan alcanzado niveles “consistentes” con lo que la Fed considera “pleno empleo” y hasta que la inflación no solo alcance el 2%, sino que esté “en camino” de superar ese número “moderadamente” durante algún tiempo.

Un mensaje que solo apoyaron ocho de los diez votantes. Robert Kaplan, presidente de la Fed de Dallas, votó en contra porque prefiere que el Comité mantenga una mayor flexibilidad en la tasa de política monetaria incluso cuando se cumplan los nuevos objetivos. Por su parte, su homólogo de la Fed de Minneapolis, Neel Kashkari, también mostró su oposición al consenso, considerando que prefiere que el FOMC no se mueva hasta que la inflación subyacente alcance el 2% de forma sostenida.

Dejando a un lado las disputas internas, la comitiva de septiembre llegó acompañada de una actualización sobre el panorama económico y la conocida como “Gráfica de puntos“, el diagrama de puntos donde los 17 miembros del FOMC telegrafían sus proyecciones de dónde ven las tasas de interés en el corto y mediano plazo.

En junio, de todos los participantes, solo dos miraban tasas por encima del rango actual en 2022, por lo que el promedio no reflejaba una posible subida de tasas para entonces. En el nuevo diagrama, solo un alto funcionario espera un aumento de tasas en 2022 y 16 optan por mantener las tasas sin cambios. Para el 2023, un total de 13 funcionarios esperan que el precio del dinero se mantenga en el nivel actual, dos proyectan un alza de tasas al 0.25% y 0.50%, uno los ubica por encima del 0.5% y otro miembro por encima del 1.25%.

Algo que concuerda con las últimas expectativas de inflación. Las variaciones pronostican en promedio un aumento de precio del 1,2% este año, 1,7% en 2021, 1,8% en 2022 y 2% en 2023, aunque algunos de los miembros creen que el objetivo se volverá a alcanzar el 2% a partir del próximo año.

El nuevo cuadro macroeconómico también estima en promedio que buena parte de la caída del producto interno bruto por el cese de la pandemia se recuperará el próximo año, con un alza del 4% del PIB en 2021, 3% en 2022 y 2, 5. % en 2023. Estos incrementos son ligeramente inferiores a los estimados en junio.

“En esta nueva normalidad, las tasas se mantendrán cerca del límite inferior”, dijo Powell en la conferencia de prensa posterior, donde insistió en que el panorama económico sigue siendo “extraordinariamente incierto” y recordó cómo la Fed “tiene poder crediticio pero no de gasto”. Una forma de instar al Congreso estadounidense a aprobar más estímulos dado que Estados Unidos “puede necesitar más apoyo fiscal y monetario”, agregó.

Otros cambios en su hoja de ruta

La Fed ha realizado otros cambios. Por ejemplo, a partir de ahora, su atención al mercado laboral se basará en “evaluaciones de las deficiencias del empleo desde su punto máximo” cuando anteriormente se refería a “desviaciones de su punto máximo”.

Si bien la enmienda puede parecer redundante, destaca el reconocimiento de la Fed por los beneficios de un mercado laboral fuerte, especialmente entre las comunidades de ingresos bajos y moderados. También refleja que el banco central estadounidense cree que se puede mantener un mercado laboral sólido sin provocar un brote de inflación.

El miércoles, el FOMC reiteró que continuará comprando bonos del Tesoro y valores respaldados por hipotecas residenciales y comerciales “al menos a la tasa actual” para mantener el mercado funcionando sin problemas, promoviendo así la transmisión efectiva de la política monetaria y asegurando más condiciones financieras. . flojo.

Estas compras, conocidas como flexibilización cuantitativa, o QE por sus siglas en inglés, han engordado su balance a 7 billones de dólares. Actualmente, el banco absorbe alrededor de $ 80 mil millones en bonos del Tesoro al mes y alrededor de $ 40 mil millones en activos hipotecarios.

comentariosforounoWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookGorjeoGorjeoLinkedinlinkedin



amazon gift card

Source