La burocracia castiga a las trabajadoras del hogar

doctor weight loss



“Solicité el subsidio el 13 de mayo y hasta ahora no lo he recibido”, dice Annely, que no ha tenido ingresos desde marzo hasta ahora, cuando vuelve a trabajar por unas horas. Es una de las más de 32.000 trabajadoras del hogar, según datos del Ministerio de Trabajo, que solicitó el beneficio público aprobado por el gobierno español el pasado 1 de abril como parte de las medidas extraordinarias por la pandemia del covid-19. . Al mismo tiempo, Annely es también una de las muchas trabajadoras que, tras solicitar el beneficio económico, aún no lo ha recibido.

Durante la presentación de los datos de desempleo de junio, el secretario de Estado de Trabajo, Joaquín Pérez Rey, dijo que estos beneficios para las trabajadoras del hogar se pagarían antes del 10 de julio. La realidad, sin embargo, es que la gran mayoría de los pagos no han llegado. , según lo informado por los sindicatos de trabajadores y también reconocido por fuentes del Ministerio de Trabajo.

“Nos preguntamos, y por el momento no conozco a nadie que me haya dicho que me acusaron”, dijo Annely. Si bien se llegó a un acuerdo con los bancos para que el subsidio llegue a principios de julio, señalan fuentes del ministerio, el proceso burocrático y telemático ha sido “un problema” para poder pagar este beneficio a tiempo, argumentan.

Fue un proceso “completamente nuevo y complejo”, según el ministerio, en contraposición al proceso de solicitud de beneficios por desempleo. Primero, porque era la primera vez que se brindaba una ayuda extraordinaria a este sector. Entonces, debido a que se necesitaba un programa informático que “retrasara el proceso”, argumentaron desde el Ministerio de Trabajo en ese momento, ya que había que adecuarlo a un trabajo que no forma parte del sistema general de la Seguridad Social, sino de un especial. régimen sin derecho a prestaciones por desempleo. Cuando el Servicio Público de Empleo (SEPE) tuvo que filtrar las solicitudes, vio que era una población que no estaba registrada.

El proceso burocrático, sin embargo, no solo ha significado un obstáculo para poder realizar el pago, sino también para solicitar el beneficio. Annely descartó rápidamente la opción de solicitar ayuda por vía electrónica, ya que no tiene identificación ni firma electrónica. “Lo que muchos de nosotros hicimos fue completar el papeleo a mano y enviarlo por correo certificado”, dice. En estos casos, los datos deben verificarse en el ministerio, donde han recibido la mayoría de las solicitudes en papel, lo que también “ralentizó el proceso”, dicen.

“Me tomó un día entero”, dice Annely, por la cantidad de información que pidieron, no solo para ella sino también para la persona que la contrató, quien tuvo que colaborar a través de un comunicado responsable. ”, Documento que tampoco se solicita en ninguna otra prestación por desempleo. “Luego imprimí los papeles y los envié por correo certificado, pero hoy no me han dicho nada desde SEPE, ni cuando me cobrarán ni el dinero que me pagarán”, dice la trabajadora del hogar.

Sin acceso a Internet

Sin embargo, un gran número de trabajadores no pudo iniciar directamente el procedimiento para solicitar el beneficio. “Muchos no tenían acceso a Internet”, explica Annely, y con las oficinas de SEPE cerradas por confinamiento, era imposible encontrar un lugar para hacerlo. Edith, afiliado a Sedoac (Servicio Doméstico Activo) -asociación para la defensa de las trabajadoras del hogar y el cuidado de las personas-, explica que muchas trabajadoras tuvieron que acudir a las instalaciones de este sindicato, en el distrito madrileño de ‘Usera, para Complete el formulario, “de lo contrario, se habrían omitido”.

Además, Annely también recuerda que está contratada, pero que “hay muchas mujeres que no están dadas de alta en la Seguridad Social, que llevan muchos años trabajando y no lo pueden justificar en ningún lado”. De hecho, se estima que más de 200.000 trabajadoras del hogar trabajan de forma irregular, ya sea porque no están contratadas y no están registradas en la Seguridad Social o porque son un sector ocupado mayoritariamente por mujeres migrantes sin permiso. de trabajo.

Cuatro meses sin cargo

Tras el estado de alarma y con la vuelta a la actividad, Annely solo ha recuperado parte de su trabajo en la casa donde trabaja desde hace 20 años. “Mi jornada laboral se ha reducido y lo compagino con otros trabajos”, explica este trabajador. No cobró por cuatro meses y esto no solo la impactó a ella, sino a su familia en República Dominicana, de donde es y de donde envía remesas todos los meses a sus familiares.

De hecho, en abril, el Banco Mundial proyectó una caída del 20% en las remesas enviadas por inmigrantes debido a la pandemia. “El único lugar en el que tenemos que estar es en el régimen general [de la Seguretat Social]. Hubiera sido más fácil ”, explica Annely, quien recuerda que esta es una de las demandas históricas del sector, junto con la exigencia de ratificación por parte del Estado de la Recomendación 198 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). ) sobre el trabajo informal, el trabajo a domicilio, la subcontratación y otras formas de trabajo que puedan considerarse desprotegidas.

amazon gift card

Source