La Champions League vuelve a la acción

doctor weight loss



Casi medio año después del partido de ida, los octavos de final de la Champions League volverán. Si el Barça lo hace mañana, primero debe ver al Real Madrid en acción, que intentará levantar la derrota de ida en casa ante el Manchester City de Pep Guardiola (1-2). Medio año en el que el fútbol europeo ha conseguido acabar con la mayoría de sus torneos dejando la guinda del pastel, una Champions que marcará el destino de entrenadores, proyectos y jugadores.

Tras ver cómo covid-19 complica la final de temporada en España, la UEFA tiene todo listo para convertir su principal competición en una gran burbuja a prueba de virus. La UEFA ha asignado un médico a cada club para realizar las pruebas 48 horas antes de los partidos, trabajando con las autoridades de los países donde se juegan los partidos de vuelta (Inglaterra, Italia, Alemania y el gobierno de la Generalitat). ha querido respetar el factor campo. Luego, los cuartos de final, las semifinales y la final serán todos en la fase final de Lisboa, que arrancará el próximo miércoles con el primer duelo de cuartos de final. La final tendrá lugar el 23 de agosto en el Estádio da Luz. De hecho, todos los equipos que se clasifican para esta final, que ya cuenta con el 50% de los participantes (Atlético de Madrid, Atalanta, RB Leipzig y PSG) saben que una vez lleguen a la capital portuguesa se mantendrán concentrados hasta ser eliminados, para evitar en lo posible los desplazamientos. Los equipos no podrán igualar la llegada a estadios con menos de 400 personas, entre jugadores, cuerpo técnico, seguridad y periodistas. De hecho, ayer la UEFA se reunió con sus miembros para hablar sobre el futuro de una competición que comienza mañana su edición 2020/21, con las primeras rondas con los campeones de las ligas menos poderosas, como el Inter de Escaldes Andorran contra el Kosovo Drita. Una nueva edición que arrancará sin espectadores y con posibilidad de fichar partidos en un estadio neutral, si ofrece más garantías contra el covid-19. De hecho, la UEFA tiene un protocolo por el cual si un club sufre positivos -como le sucedió al Fuenlabrada en España- que retrasa un partido, el partido se considerará perdido.

El plato fuerte de esta vuelta será el Etihad (21h, Movistar +). Pep Guardiola y la necesidad de luchar por una corona continental lejos del Camp Nou ante la racha inmaculada de Zinedine Zidane, que aún no ha cedido un choque de dos partidos en su carrera. Un duelo de grandes historias que solo tiene la referencia tangible del resultado de la ida, con victoria de los ciudadanos por 1-2. El paro de los campeonatos estatales ha empeorado la forma de los jugadores y podría volver a dibujar una eliminatoria que meses atrás apuntaba al equipo de Manchester como gran favorito.

Zidane, intrépido

La conquista del título liguero y las constantes rotaciones de la plantilla refuerzan al Madrid, cada vez menos durante esta temporada. “Estamos preparados, sabemos cómo acabó el partido de ida. Nos enfrentamos a esta final, porque son cuatro finales hasta llegar al título, sabiendo las cosas como están. Nuestra energía está centrada en el partido del City. Intentaremos hacer una Gran partido. No sé qué va a pasar, pero será un buen partido de fútbol entre dos grandes equipos “, explicó Zidane en la previa, en la que aseguró que Hazard y Marcelo están recuperados.

Las sensaciones minimizan desde el principio el aviso bajo de Sergio Ramos. El capitán es la gran ausencia de la convocatoria, que tampoco la tiene Mariano porque dio positivo por coronavirus, o los descartados Gareth Bale y James Rodríguez, que ya podrían haber jugado su último partido con la camiseta blanca. El hecho de que el galés no viaje con el equipo ya venía, a pesar de su condición de gran futbolista. El City, sin Sergio Agüero, necesita buenas noticias para certificar la clasificación y llegar a la final a las 8 que se disputará la semana que viene en Lisboa. Las últimas eliminaciones a manos de Mónaco, Liverpool y Tottenham Hotspur muestran competitividad cuando suena el himno de la máxima competición continental. El club necesita pedigrí y Guardiola para demostrar que su condición de entrenador estrella también funciona en Inglaterra. “Intentamos hablar mucho de nosotros mismos, de lo que tenemos que hacer para ganar. Llevamos dos semanas centrados en este tramo”, dijo ayer Guardiola.

El Barça, que ayer vio a Dembélé y Araujo entrenar con normalidad, por lo que podrían darse de baja antes de recibir al Napoli (1-1 en la ida), es uno de los equipos con más presión. Si no gana la Champions, será la primera temporada en blanco del club, sin un solo título, desde 2007. La Champions League decidirá muchas cosas.

amazon gift card

Source