El pulso de Alemania no detendrá las compras del BCE, pero España sufrirá un aumento en los intereses de la deuda después de

doctor weight loss

Madrid.

El coronavirus ya no es el único peligro que amenaza a la Unión Europea. La crisis de salud se ha extendido a la economía y ahora también coincide con un error político que amenaza con empeorar la situación, si es posible: el cuestionamiento del programa de compra de deuda del Banco Central Europeo (BCE) por el controvertido fallo del Tribunal. La ley constitucional de Alemania la semana pasada, y el choque que se ha desatado dentro de la eurozona, después de que la opción de mutualizar el riesgo a través de la emisión de los llamados coronabonos se haya descartado prácticamente.

El conflicto se produjo en los tiempos del coronavirus, pero la semilla de la confrontación se plantó en 2012, cuando, contrariamente a los criterios de Alemania, con el Bundesbank a la cabeza de la protesta, el BCE comenzó a insinuar la posibilidad de comprar deuda soberana. de países europeos, algo que finalmente ha terminado haciendo en los últimos años de manera masiva.

La pelea que ha comenzado es un problema que tiene el potencial de poner en peligro incluso a la Unión Monetaria, teniendo en cuenta el peso de los organismos que se enfrentan entre sí. Sin embargo, y a pesar del hecho de que a veces ha habido cierta tensión en los mercados, los expertos creen que terminará diluyéndose, sin tener un impacto demasiado significativo a corto plazo en la deuda de la periferia europea. Por supuesto, no parece que haya mucho que celebrar, ya que las perspectivas no son demasiado optimistas para España. En opinión de los analistas, el costo de financiamiento aumentará una vez que se deje atrás el coronavirus, y los inversores pueden analizar con mayor certeza los fundamentos de la economía española, con un BCE en retiro.

En este momento, el interés requerido del bono de referencia de España en el mercado secundario es ligeramente inferior al 0,8%. Prácticamente al mismo nivel que comenzó May, antes del contacto del Tribunal Constitucional alemán con el BCE, y muy lejos del 1.22% alcanzado el 18 de marzo, en el pico de la crisis del coronavirus. Inmediatamente después, la institución monetaria presentó su programa de compra de deuda de emergencia y luego el resto del paquete de estímulo.

Las medidas que han permitido que las nuevas emisiones del Tesoro Público hayan permanecido en promedio en marzo y abril en 0.4% y 0.7%, respectivamente, a pesar de las previsiones de un endeudamiento histórico, que alcanzará cerca del 120% del PIB al final de 2020, debido al aumento en el gasto propuesto por el Gobierno para enfrentar la pandemia y la fuerte contracción de la actividad económica.

“Seguro siempre debe mantenerse como la única variable que explica los tipos envidiables de financiación que disfrutamos en el BCE, en un aspecto triple: por un lado, compra una parte relevante de las emisiones -este año, específicamente, todas las emisiones nuevas que hacemos-; en segundo lugar, es el regulador y el que decide que la deuda pública que tienen los bancos en su balance no tiene un cálculo de sus propios recursos; y tercero, mantiene tasas de interés efectivas incluso más bajas que en el pasado, lo que facilita a las entidades financieras generar margen incluso con estas tasas soberanas muy bajas “, dice Enrique Lluva, gerente de renta fija de Imantia Capital.

El conflicto no será listado

A pesar de la gravedad del conflicto entre Alemania y las instituciones europeas, “los intereses no deberían crecer demasiado si tenemos en cuenta que el BCE continuará con mensajes de apoyo ilimitado, y que no se espera que la inflación pueda poner las tasas de mantenimiento bajo en el tiempo “, concuerda Jesús Sáez, gerente de deuda de Natixis. Además, la fuerte respuesta de la institución monetaria y la Comisión Europea, junto con el apoyo de Angela Merkel a la unidad de Europa y sus instituciones, han respaldado la defensa del BCE y el TJUE, incluso desde dentro de las fronteras alemanas.

“Es probable que este obstáculo se supere con relativa facilidad, ya que potencialmente el BCE solo tendrá que explicar con más detalle que ha tenido en cuenta todos los efectos secundarios no deseados de sus programas de compras”, explica Stefan Hofrichter, economista jefe de Allianz Global Investors.

Pablo García, CEO de AlphaValue, enfatiza que los mercados ahora tienen la vista puesta en otros temas: “El mercado apenas se ha movido debido a este conflicto. En otra era habría tenido mucho más impacto, pero estamos en otro momento. A veces las noticias llega a situaciones donde su importancia se diluye, o al contrario, en las que las noticias sin importancia, cuando no hay otros temas, se vuelven mucho más poderosas “. Para Pablo García, la clave para explicar por qué el mercado apenas se ha movido y por qué lo cree no se moverá debido a este conflicto es “que el BCE está detrás de él, comiéndolo todo”, y agregó que “el problema vendrá cuando surjan los déficits, cuando surjan, pero ahora la prioridad es otra”.

Más tarde, los expertos creen que, si la situación empeora, podría pasar factura a los mercados. “En el caso hipotético de que el Bundesbank dejó de participar en estos programas de compra, pudimos ver cómo la periferia de la eurozona se tensaría, ya que crearía un precedente y países como Austria o los Países Bajos podrían unirse a la iniciativa. ¿Dónde podríamos ver? ¿El interés del bono español entonces? Ningún escenario sería el mismo, la Unión Monetaria sería cuestionada y es bastante seguro que las primas de riesgo de los países del sur de Europa se dispararían “, advierte Borja León-Sotelo, gerente de renta fija de Andbank WM España.

Peligro cuando pasa el coronavirus

Lo que parece claro es que, en el mediano plazo, cuando la crisis del coronavirus se está quedando atrás y los mercados comienzan a analizar la situación de los diferentes países al comienzo del proceso de recuperación, aquellos que llegaron a la crisis están más endeudados y con más exposición Los sectores más vulnerables, como España, serán los que más sufran.

Será entonces, según los analistas, cuando los mercados darán un baño de realidad al bono español y le recordarán que la deuda debería haberse reducido cuando la economía no estaba en crisis y el BCE advirtió sobre la necesidad de reformas estructurales.

“No creo que el conflicto entre el Tribunal Constitucional alemán y el BCE tenga un impacto, pero sí creo que en el futuro, los bonos europeos se verán afectados por la enorme cantidad de deuda que se asume”. Ahora no se nota porque el BCE está inyectando grandes cantidades en la economía, pero en el futuro tendrá que dejar de comprarY cuando llegue la disminución, cuando baje la marea, veremos quién se bañaba sin traje de baño “, explica Víctor Alvargonzález, fundador de Nextep Finance.

Javier Santacruz, profesor de economía, está de acuerdo cuando señala que “el conflicto no será el que agregue gasolina al primo de España e Italia, sino el tema del endeudamiento, principalmente”, y cree que “el vínculo español, con una deuda estimada del 120% del PIB y con emisiones del Tesoro por encima de la regla de capital del BCE, no me sorprendería si su rentabilidad se duplicara. Podría suceder perfectamente que la prima supere los 300 puntos básicos “.

Diego Fernández Elices, director de inversiones de A&G Banca Privada, cree que “una vez que lleguemos a la siguiente fase y la economía global recupere un nivel de actividad razonable, es probable que España sufra más que otras regiones”, y cree que “si hay no hay un mensaje claro de política económica, alineado con la realidad del momento y ofreciendo ciertas garantías a los acreedores, con el déficit en aumento y una situación de desempleo que también penalizará los ingresos fiscales, el costo de financiamiento exigido por el mercado tenderá a aumentar “.

“Es obvio que un aumento de la deuda exacerba una de las vulnerabilidades más obvias en la economía española y nos hace aún más dependientes de las tasas de interés permanentemente bajas y de que se mantenga la política expansiva del BCE”, admite Ángel. Talavera, investigador de Oxford Economics, mientras que Enrique Lluva calcula que “España necesitará, cuando termine la crisis, crecer alrededor del 2% nominal solo para pagar los intereses de la deuda”.

amazon gift card

Source