Trump cita virus como razón para expulsar a jóvenes migrantes y solicitantes de asilo

doctor weight loss

HOUSTON (AP) – Los jóvenes inmigrantes y solicitantes de asilo nadan a través del Río Grande y trepan por la espesa maleza de Texas. Muchos son adolescentes que abandonaron América Central por su cuenta; otros fueron enviados por padres desde campos de refugiados en México. Son tan jóvenes como 10.

Según la ley de los EE. UU., Normalmente se les permitiría vivir con familiares mientras sus casos pasan por los tribunales de inmigración. En cambio, la administración Trump los está expulsando rápidamente bajo una declaración de emergencia que cita el pandemia de coronavirus, con 600 menores expulsados ​​solo en abril.

Las expulsiones son la última medida administrativa destinada a prevenir la entrada de niños migrantes, siguiendo otros programas como la política de “tolerancia cero” que fue rescindida desde entonces y que resultó en miles de separaciones familiares.

Las agencias fronterizas dicen que tienen que restringir las solicitudes de asilo y los cruces fronterizos durante la pandemia para evitar la propagación del virus. Los defensores de los migrantes lo llaman un pretexto para prescindir de las protecciones federales para los niños.

En entrevistas con The Associated Press, dos adolescentes expulsados ​​recientemente dijeron que los agentes fronterizos les dijeron que no se les permitiría solicitar asilo. Se colocaron en celdas, se les tomaron las huellas digitales y se les realizó un examen médico. Luego, después de cuatro días, fueron trasladados de regreso a su país de origen, Guatemala. La AP retiene los apellidos de los adolescentes para proteger su privacidad.

Brenda, de 16 años, dejó Guatemala con la esperanza de llegar a los Estados Unidos para eventualmente trabajar y ayudar a su familia. Su padre trabaja en una granja, pero no es suficiente.

“Apenas comemos”, dijo.

Su familia pidió prestados $ 13,000 para pagar a un contrabandista y meses después ella cruzó ilegalmente. Las autoridades más tarde la detuvieron en abril en un escondite de Texas, dijo.

“Pedí hablar con mi hermano porque quería conseguir un abogado, porque quería luchar por mi caso”, dijo. “Pero me dijeron que no dejaban que la gente hablara con nadie. No importa cuánto pelee, no dejaban que nadie se quedara ”.

Ahora está en cuarentena en la casa de su familia.

Del mismo modo, Osvaldo, de 17 años, dijo que los agentes no lo dejarían llamar a su padre. Lo retuvieron con otros niños en una habitación fría y le dieron una manta de aluminio, así como una nueva máscara y un par de guantes cada uno de los cuatro días que estuvo bajo custodia.

Alguien le tomó la temperatura antes de ser deportado, pero no se le hizo una prueba de detección del coronavirus hasta que regresó a Guatemala. Osvaldo no recibió documentos de inmigración, solo el informe médico de su examen.

“Pensé que me ayudarían o me dejarían pelear mi caso”, dijo Osvaldo, “pero no”.

Un niño de 10 años y su madre, a quienes la AP no identifica porque teme represalias por hablar en público, pasaron meses en un campamento miserable en Matamoros, México, frente a Brownsville, Texas, esperando sus fechas de corte de inmigración bajo el Programa de administración de Trump conocido como “Permanecer en México”.

Cuando perdió una decisión inicial, decidió que él estaría mejor temporalmente con su hermano en los Estados Unidos. Ella lo vio nadar a través del Río Grande.

La mujer esperaba que fuera tratado igual que antes, cuando la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos recogiera a esos niños y los llevara a las instalaciones del Departamento de Salud y Servicios Humanos para su eventual colocación con un patrocinador, generalmente un pariente.

Pero la madre no escuchó nada hasta seis días después, cuando su familia recibió una llamada de un refugio en Honduras.

“Lo habían echado a Honduras”, dijo. “No sabíamos nada”.

El niño ahora vive con un miembro de la familia en la capital, Tegucigalpa. Otro pariente acordó llevarlo de regreso a la aldea rural de la familia, si la madre regresa para cuidarlo. Pero ella teme a su ex pareja, quien abusó y amenazó a los dos.

“No quiere comer. Todo lo que hace es llorar ”, dijo la mujer. “Nunca imaginé que lo enviarían de regreso allí”.

Su caso fue reportado por primera vez por Noticias CBS.

Amy Cohen, una psiquiatra que trabaja con la familia y dirige el grupo de defensa Every Last One, criticó el trato del gobierno hacia el niño y otros niños.

“Este niño ha pasado por múltiples traumas, terminando con la experiencia de ser colocado en un avión solo y volado a un país donde nadie sabía que iba a venir”, dijo.

De conformidad con una ley antitráfico de 2008 y un acuerdo de la corte federal conocido como el acuerdo de Flores, los niños de países distintos de Canadá y México deben tener acceso a asesoría legal y no pueden ser deportados de inmediato. También se supone que deben ser entregados a la familia en los EE. UU. O retenidos en el entorno menos restrictivo posible. Las reglas están destinadas a evitar que los niños sean maltratados o caigan en manos de delincuentes.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU. Comenzó las expulsiones a fines de marzo, utilizando la emergencia como justificación para ignorar las reglas de Flores. CBP dijo que procesó a 166 niños el mes pasado como menores “no acompañados”, lo que significa que serían llevados a centros de detención juvenil del HHS y se les permitiría permanecer en los Estados Unidos al menos temporalmente, y los 600 restantes fueron expulsados.

Pero el HHS dice que recibió solo 58 menores no acompañados en abril. Los portavoces de ambas agencias no pudieron abordar de inmediato la discrepancia.

CBP dice que exime a los niños de la expulsión “caso por caso, como cuando no es posible el regreso al país de origen o cuando un agente sospecha tráfico o ve signos de enfermedad”. Un portavoz de la agencia se negó a proporcionar más detalles.

El comisionado interino de CBP, Mark Morgan, dijo la semana pasada que Estados Unidos puede seguir expulsando migrantes incluso cuando los estados comienzan a aliviar las restricciones de coronavirus.

Mientras tanto, a medida que el virus se propagó a través de los centros de detención de inmigrantes, Estados Unidos deportó al menos a 100 personas con COVID-19 a Guatemala, incluidos menores de edad.

Michelle Brané, directora de derechos de los migrantes en la Comisión de Mujeres Refugiadas, dijo que el virus es una excusa para expulsar a los niños, y que la administración Trump podría admitirlos y aún contrarrestar su propagación a través de medidas como controles de temperatura y cuarentenas.

“En el fondo mismo”, dijo, “siempre se trató de tratar de bloquear el acceso a la protección para niños y familias y solicitantes de asilo”.

Pérez D. reportó desde Ciudad de Guatemala.

amazon gift card

Source